La guerrilla es el origen de los problemas ¿o fue el problema de la tierra el origen de la guerrilla?
by David Pinzón H | @DavidPinzonH
Visto: 7872

Este artículo no tiene el propósito de contar la historia de las Farc, para eso, si le interesa, puede empezar leyéndose un librito que se llama “Trochas y fusiles” del sociólogo y periodista Alfredo Molano, y muchos libros más. Sino mostrar que el origen de una de las guerrillas del país fue la inequitativa distribución de la tierra, y al día de hoy, es un problema que sigue persistiendo, que si bien en el acuerdo de La Habana, el primer punto contiene una serie de medidas para suavizarlo, el problema va a seguir ahí hasta que no se haga una profunda reforma agraria en el país.

En 2015 se publicaron las cifras del último Censo Agropecuario. Éste rebeló que el 70 % de las fincas en el país tienen menos de cinco hectáreas, y son las que producen el 70 % de los alimentos que le llegan a su plato todos los días. Es decir, que son los campesinos con fincas pequeñitas quienes alimentan al país, y con todo, el gobierno Uribe los perjudicó con el TLC, su ministro de agricultura le dio importantes recursos a los pocos terratenientes del país y ni un peso a esos campesinos que sudan la gota fría para que los colombianos podamos comer, y el santismo creo las ZIDRES, unas zonas dedicadas a la agroindustria de las que pueden disponer las transnacionales que quieran –no para producir alimentos sino combustibles-. ¡Pero ahí no se acaba todo! Resulta que El 41 % de los 113 millones de hectáreas de uso agrícola son propiedad del 0,4 % de propietarios. Una elite agraria, tiene la mayoría de la tierra en el país, y no la usa para producir alimentos –y recuerde que en el país se mueren los niños de hambre en distintos departamentos-.

Ese 0,4% de los propietarios de la tierra en el país, la tienen para ganadería extensiva, es decir, para que una vaca pueda caminar por una hora y no se le canse la vista porque siempre ve algo nuevo, mientras tanto, el campesino que produce los alimentos del país alcanza a ver en unos cuantos metros el final de su propiedad. Y para colmo, cientos de campesinos pierden en cada cosecha sus cultivos porque no cuentan con los medios para llevarlos al mercado. Y esa elite agraria sigue acumulando tierra que compra a módicos precios, gracias al desplazamiento de campesinos efectuado por paramilitares o los nuevos “ejércitos anti restitución de tierra”.

El origen de la guerrilla fue el problema de la tierra, pero este sigue sin saldarse, ni siquiera con las medidas del acuerdo de paz (que son un avance) se soluciona, ya que no toca la gran propiedad de las elites del campo acumulada por la desposesión de las tierras del campesinado pobre. Los tiempos del posacuerdo verán nacer tal vez no una guerrilla, pero si un fortalecido movimiento campesino al que la ciudadanía urbana deberá apoyar para la consecución de una profunda reforma agraria que ataque de raíz a esa gran propiedad ociosa y cumpla en alguna medida esa histórica consigna de la tierra para quien la trabaja, y vale decir, produce alimentos.

________________________________________
David Pinzón Hernández @DavidPinzonH | Integrante de la REVISTA HEKATOMBE.
Estudiante de Universidad Pública. "Tengo una pequeña perra que es más lista que una bruja".