Congreso de Colombia les incumple a las víctimas y le cumple a los victimarios

by Edición 33 | Hekatombe
Visto: 1637

Bogotá, 06 de diciembre de 2017. En días del mes de diciembre fue aprobado por el Congreso de la República el ascenso de cinco oficiales militares a quienes la prestigiosa Organización Internacional Human Rights Watch había señalado de estar implicados en asesinatos extrajudiciales, mejor conocidos como “Falsos Positivos”.

Desde noviembre, HRW ha insistido en dicha implicación así como ha indicado que las hojas de vida presentadas por el Ministerio de Defensa de los oficiales contienen información incompleta. Vale recordar que los Falsos Positivos son una práctica constante en la historia de las fuerzas armadas que fueron normativizadas por la directiva ministerial 029 de 2005, en el marco de gobierno del hoy congresista Álvaro Uribe Vélez. Práctica que consiste en el asesinato de personas empobrecidas, fundamentalmente jóvenes de poblaciones rurales, que son presentados como “positivos”, es decir, como insurgentes que murieron en combates, para el reclamo de promociones y prebendas.

Te interesa: Claves para entender qué pasa con la JEP: entrevista al profe Alberto Benavides.

Los militares implicados son: los coroneles Mauricio José Zabala Cardona, Miguel Eduardo David Bastidas, Óscar Reinaldo Rey Linares y Raúl Hernando Flórez Cuervo, postulantes a brigadieres generales y el brigadier general Francisco Javier Cruz Ricci, que era candidato a mayor general.

Aquí puede encontrar las pruebas de HRW sobre los militares ascendidos.

Llama la atención la aprobación por parte del Congreso de este ascenso a militares presuntamente victimarios mientras lleva a cabo diversas maniobras para no aprobar las 16 Circunscripciones Especiales de Paz, mecanismo ideado desde el Acuerdo de la Habana para que fuera tenida en cuenta la voz y el voto de las víctimas del conflicto y habitantes de la Colombia profunda e invisibilizada, en el legislativo nacional.

En síntesis, la clase política presente en el Congreso premio a presuntos instigadores de la guerra y castigó a las víctimas, ahora ya no solo de la guerra sino también de la paz.

¿Ya leíste?: EDITORIAL HEKATOMBE: ¿Qué es la JEP y por qué la clase política le hizo conejo?