IX Marcha por los Derechos de los Animales Bogotá
by Stephanía Pinzón | @TerribleStepha
Visto: 1287

25 de septiembre de 2016. Bogotá. A partir de las 9:00 a.m en las calles del centro de la ciudad se empezaron a movilizar perros y gatos con sus humanos, para exigir el respeto por los derechos de los animales. 

En la movilización fue posible identificar tres sectores, animalistas de organizaciones sociales y populares, animalistas alineados con la administración distrital que portaban tulas, camisetas y pancartas y por último, funcionarios de la “Bogotá Mejor para Todos”.

14466950 10154553214749819 470904342 o

Con la participación de la Orquesta Filarmónica de Bogotá en la Plaza de Bolívar se desarrolló el cierre, que contó con cerca de 500 personas, entre manifestantes y transeúntes, sin contar a las mascotas.

El sector animalista que se dice independiente, durante la IX Marcha por los Derechos de los Animales argumentó que la presencia de la administración y de los animalistas que apoyan a Peñalosa, es una estrategia para incidir en la opinión pública y que busca mejorar su aceptación ante la ciudadanía: “El sector animalista se encuentra divido entre los que apoyan a Peñalosa y los que no. Nosotros, las personas veganas que estamos aquí estamos completamente en contra de las políticas de Peñalosa, por el recorte presupuestal en las esterilizaciones y el manejo que le pretende dar a la Reserva”, señala Sharon Barón del movimiento animalista.

14446457 10154553215214819 599111472 o

Por su parte Juan Ángel director del Idartes, declaró: “desde el Idartes (Instituto Distrital de las Artes) y al Alcaldía Mayor, junto con el Idpac (Instituto Distrital de Participación y Acción Comunal), la Orquesta Filarmónica, casi todas las instituciones, la Secretaría de Salud, estamos apoyando la marcha animalista, porque creemos que es distinto, que es necesario que una Bogotá Mejor para Todos, sea una Bogotá en paz, el alcalde Peñalosa tampoco le gustan los toros. El maltrato a los animales no hace a la gente más feliz, en cambio cuidar a los animales hace a la gente más feliz y ese es el primer propósito de la Bogotá Mejor para Todos de Enrique Peñalosa, hacer feliz a la gente”.

En el Plan Distrital de Desarrollo quedo incluido un presupuesto de 80 mil millones de pesos para el cuidado y la protección de los animales, así como la construcción del Centro de Recepción y Rehabilitación de Fauna y Flora Silvestre y para la construcción de la Casa Ecológica de Animales. Sin embargo, hasta la fecha se han presentado denuncias por negligencia y reducción de presupuesto en Zoonosis

Sumado a ello, la Secretaría Distrital de Ambiente ha destinado su gestión al desmonte de vallas ilegales mientras el alcalde declara su intención de urbanizar la Reserva Forestal Van der Hammen y la construcción de un sendero ecológico en los cerros orientales que representa según conocedores del tema, un riesgo para el ecosistema.

Las acciones frente a la protección del medio ambiente capitalino se fortalecieron durante la gestión de la Bogotá Humana, en este aspecto Gustavo Petro declaró para este medio:

“Creo que la Bogotá Humana cumplió lo fundamental de la agenda animalista del momento. No permitió las corridas de toros, acabó el trabajo animal en la ciudad, solo por este concepto se invirtieron más de 60.000 millones de pesos en el cambio de caballos por camiones, y se eliminó la práctica innecesaria de matar animales en Zoonosis.

Ahora se impone una nueva agenda que tiene que ver con ampliar el espectro de la defensa animal a los animales no domésticos, para ello es indispensable proteger y ampliar las reservas forestales, los humedales, e incrementar las zonas blandas y verdes de la ciudad ojalá conectándolas.

Los datos que tenemos de la actual administración son preocupantes, disminuyen reservas y vuelven las corridas de toros. Recuerda que aún no ha sido aprobado el primer presupuesto de la administración Peñalosa. Así que lo que te dicen son promesas” (frente al aumento del presupuesto en la protección de los animales).

Por ahora sigue la expectativa frente al tema ambiental en la ciudad de Bogotá.