Bad Request
En defensa de Sense8, una serie antisistema
by Edición 16 | @TerribleStepha
Visto: 10576

Las películas antisistema como Divergente o los Juegos del Hambre, normalmente tienen, a grandes rasgos, dos momentos, el primero es cuando se dan cuenta que es necesario un cambio y deciden levantarse contra el sistema (es cuando la gente se emociona y se da cuenta de las coincidencias entre la vida y la peli) y el segundo es cuando llevan a pensar que la violencia es mala y estaban exagerando un poquito al principio (es cuando la gente sale del cine tranquila porque soltó toda la rabia y vio un final feliz y pacifico). Además ahora las protagonistas son mujeres valientes, acompañadas de un hombre que militarmente es un hit, en el caso de la primera o dejan al que es un hit o se quedan con el que está lleno de sentimientos y no es valiente, en el caso de la segunda.

Ver más
Libros que se no se deberían escribir
by César Suárez
Visto: 3669

Son las 4:40 de la mañana, al igual que lo ha hecho todos los días, durante los últimos quince años, don Juvencio se levanta del oxidado catre en que duerme, sin sentir cansancio alguno busca en medio de la oscuridad sus chanclas. Su esposa hoy no lo espera con el acostumbrado tinto del desayuno, así que bajo movimientos lentos y torpes se prepara y sirve una amarga taza de café, toma largos sorbos mientras escucha las primeras noticias del día por la radio, como raro, hoy tampoco se dice algo de su pueblo.

Ver más
Canto a la rebeldía
by Hernán Ricardo Murcia
Visto: 1111

Es hora del canto a la rebeldía
A la digna rabia subversiva,
Desde la Lacandona a La Patagonia

Ver más
La bruja, el arcoiris y el ruiseñor
by Hernan Ricardo Murcia
Visto: 2025

Una noche oscura del mes de enero un ruiseñor merodeaba la penumbra de las playas y costas de Mazunte, por alguna razón la oscuridad, las estrellas, la luna y las olas le generaban una sensación de plenitud única. Volaba durante horas hasta quedar exhausto para luego, encontrar un sembrado de rosas rojas y beber de sus esporas hasta que su estómago, templado como un tambor, le rugía que ya estaba lleno.

Ver más