#FeminisHKa: en defensa del aborto y Simone de Beauvoir -leer antes de comentar-

by Edición 76 | Hekatombe
Visto: 763

Hace 48 años en Francia, Simone de Beauvoir filósofa y feminista, escribió un manifiesto a favor del aborto que fue firmado por 343 mujeres que habían abortado, entre ellas intelectuales, actrices y mujeres del común. Después de su publicación las llamaron "las 343 zorras". 

Casi 50 años después y pese a que en Colombia el aborto es permitido en tres casos gracias a la Sentencia C355 de 2006 de la Corte Constitucional de Colombia (cuando la continuación del embarazo constituya un peligro para la vida o salud de la mujer; cuando la vida del feto sea inviable por cuenta de una grave malformación y cuando el embarazo sea producto de un acto sexual sin consentimiento, de inseminación artificial o transferencia de óvulo no consentidas, o de incesto), el debate continuará, hasta que el aborto sea libre y gratuito. 

Es hora de dejar de lado visiones religiosas en algunos casos, moralistas en otros, sustentadas desde la ignorancia y las tradiciones de esta sociedad conservadora y patriarcal, es necesario dar el paso a medidas progresistas que garanticen una ciudadanía plena de las mujeres y decisión sobre sus cuerpos.

A continuación, reproducimos el manifiesto, que lamentablemente sigue manteniendo vigencia.

Manifiesto de las 343

En Francia cada año un millón de mujeres aborta en peligrosas condiciones, a causa de la clandestinidad a la cual se ven condenadas. Esta operación, efectuada en medio hospitalario, no presenta mayores riesgos. El destino de estos millones de mujeres es silenciado. En consecuencia, yo declaro formar parte de ellas. Declaro haber abortado.

De la misma manera que exigimos la contracepción libre, reclamamos también la libertad de abortar.

Aborto

Esta palabra expresaría y limitaría, de una vez por todas, la esencia del combate feminista. Ser feminista es luchar por el derecho al aborto libre y gratuito.

Aborto

Al parecer este asunto sería una cosa de mujeres. Al igual que la cocina y los pañales, es decir algo sucio por definición. Luchar por el aborto libre y gratuito pareciera ser, además, una cosa tan irrisoria y mezquina… porque siempre debe haber un olor a hospital, a cocina, o a caca detrás de las mujeres.

Nuestras emociones ligadas a nuestra lucha por el aborto libre son complejas. Ellas demuestran la dificultad que tenemos en asumirnos, a convencernos de que vale la pena combatir por nuestros derechos. A diferencia de los otros seres humanos, nosotras no tenemos el derecho a disponer de nuestro cuerpo. Sin embargo, el vientre es nuestro.

El aborto libre y gratuito no es nuestra única plataforma de lucha. Esta demanda es simplemente una exigencia elemental. Si no se la toma en cuenta, el combate político no puede ni siquiera comenzar. Recuperar, reintegrar nuestro propio cuerpo constituye para nosotras, las mujeres, una necesidad vital. De frente a la Historia nuestra situación es bastante singular: en una sociedad moderna, como la nuestra, somos seres humanos a quienes se les prohíbe disponer de sus cuerpos. Una situación que en el pasado sólo los esclavos han conocido.

Este escándalo se perpetúa en permanencia. Todos los años hay 1.500.000 de mujeres hundidas en la desesperación y la vergüenza. Entre ellas hay 5000 que mueren. Sin embargo, el orden moral de nuestra sociedad no se ve perturbado en absoluto.

En Francia cada año un millón de mujeres aborta en peligrosas condiciones, a causa de la clandestinidad a la cual se ven condenadas. Esta operación, efectuada en medio hospitalario, no presenta mayores riegos.

El destino de estos millones de mujeres es silenciado.

En consecuencia, yo declaro formar parte de ellas. Declaro haber abortado.

Al igual que reclamamos el libre acceso a los medios anticonceptivos, reclamamos el aborto libre.

Quisiéramos gritarlo en voz alta

El aborto libre y gratuito significa: cesar en el acto de avergonzarse de su cuerpo, poder por fin sentirse libre y orgullosa de él (al igual de todos aquellos que tienen un buen un empleo). Dejar de sentirse avergonzada por el hecho de ser mujer.

Un ego desmenuzado, desperdigado, hecho añicos: está es la impresión íntima que resiente una mujer cuando debe hacerse un aborto clandestino.

Ser siempre una misma. No sentir más el miedo a ser “tomada», a ser aprisionada en una trampa. A sentirse desdoblada, impotente, con esa especie de tumor incrustado en nuestro ser. La idea de librar este combate me estimula. Si lo gano, a partir de ese momento comenzare a sentirme dueña de mí misma. Y no del Estado, de una familia, o de un niño que no deseo.

Esta lucha nos permitiría controlar el flujo de nacimientos. Como cualquier otro productor, las mujeres deben poder controlar su producción. Utilizar este control implica transformar radicalmente las estructuras mentales de las mujeres. Y una transformación, igualmente radical, de las estructuras de la sociedad.

1) Yo hare un niño, si tal es mi deseo y no sufro ninguna presión moral. Ninguna institución, o imperativos de orden económico, deberían obligarme a hacerlo. Está prerrogativa constituye mi poder político. Al igual que otros agentes productores, yo puedo, si la situación lo exige, presionar a la sociedad con mi producción (huelga de nacimientos).

2) Yo hare un niño si considero que la sociedad, en la cual nacerá, me conviene. Y si esta misma sociedad no hace de mí una esclava de este niño, su nodriza, su sirvienta, su cabeza de turco.

3) Yo asumiré la responsabilidad de concebir un niño si este es mi deseo, y si esta sociedad me conviene a mí como a él. Es decir, una sociedad sin riesgos de guerras y sin trabajo esclavizador.

No a la libertad vigiladaaborto grande hekatombe

El debate sobre el aborto que tiene lugar, actualmente, ignora a sus principales interesadas, las mujeres. Establecer si la ley debe ser liberalizada; determinar en qué casos el aborto puede ser autorizado, o el problema del aborto terapéutico, todos estos temas son sin ningún interés para nosotras. Está temática no nos concierne en nada.

El aborto terapéutico exige una “buena “razón para obtener el “permiso” de abortar. Esto significa que debemos merecer el derecho de no tener niños. Al igual que antes seguimos siendo desposeídas de nuestro derecho a dar la vida o no. Obligar a una mujer a ser madre seguiría siendo un principio legítimo. Establecer algunas excepciones a esta regla no haría más que reforzar esta legislación. Esta nueva ley, por muy liberal que está sea, continuaría ocupándose de nuestro cuerpo. Ahora bien, el uso de nuestro cuerpo no debe ser reglamentado en absoluto. Nunca aceptaremos excepciones; restos de lo que los otros seres humanos disfrutan desde su nacimiento: la libertad de hacer uso de su cuerpo a su antojo.

En nuestra calidad de mujeres nos oponemos a la ley Peyret. Al denominado proyecto A.N.E. Ha, así como a cualquier ley que pretenda, de alguna manera u otra, regular nuestros cuerpos. No queremos que se promulgue una ley más ventajosa para nosotras. 

Queremos simplemente que no haya ley.  No pedimos la caridad, pedimos simplemente justicia. Somos 27.000.000 en este país. 27.000.000 “ciudadanas” que hoy en día son tratadas como ganado.

A los fascistas, cualquiera sea su pelaje, les decimos (aquellos que lo reivindican y nos agreden físicamente, católicos, integristas, demógrafos, médicos, expertos, juristas, “hombres responsables”, a Debré, Peyret, Lejeune, Pompidou, Chauchard, el Papa) que a partir de ahora están desenmascarados. Que son unos asesinos y que por lo tanto les prohibimos terminantemente utilizar el término “respeto a la vida”. Está es una obscenidad en sus bocas. Somos 27.000.000 y lucharemos hasta el final para lograr lo que se nos debe: poder disponer libremente de nuestros cuerpos.

Los diez mandamientos del Estado burgués

1. Feto en lugar del ser humano elegirás cuando este Ser es una hembra.

2. Mujer nunca deberá abortar, sobre todo si Debré reclama 100 millones de franceses.

3. 100 millones de franceses tendrás, a condición de que estos no te cuesten nada.

4. Sumamente severo será con todas aquellas hembras pobres que no pueden darse el lujo de ir a abortar a Inglaterra.

5. Siempre mantendrás un margen de desempleo, a fin de complacer los deseos de los capitalistas.

6. Muy moralista serás, sólo Dios sabe lo que “nuestras” mujeres harían si por ventura fueran libres.

7. Fetos tu preservaras. Resulta más rentable matarlos a los 18 años, cuando hacen el servicio militar.

8. Necesidad de estos últimos siempre tendrás, porque tu política imperialista proseguirás.

9. En cuanto a ti: contracepción utilizaras, así los pocos hijos que tendrás, podrán matricularse en las escuelas de elite. Y también porque sólo dispondrás de un departamento de diez habitaciones.

10. En lo que respecta a los otros individuos, la pastilla anticonceptiva denigraras siempre. ¡Porque no faltaba más!