#PelotaInsumisa: carta a Drogba, un rebelde del fútbol

by Edición 42 | Andrés Rodas
Visto: 1178

Querido Didier,

No es un secreto que para tus paisanos marfileños, eres un referente de hombre luchador por la paz y la reconciliación de su pueblo; un pueblo que se estaba desangrando por la sinrazón de una guerra entre hermanos. ¿Qué importaba ser admirado por el mundo entero mientras tu país agonizaba en el caos de una guerra civil?

Tú sabías que debías tomar cartas en el asunto, tenías que meterle un gol con un zapatazo potente y por toda la escuadra a esa guerra, así como nos tenías acostumbrados cada jornada de Premier League con la camiseta del Chelsea y el número 11 a tu espalda, imagen que quedó grabada en la retina de millones de aficionados y te consagra como uno de los mejores delanteros de la historia.

¿Y dónde empieza tu historia Didier? Sí, aún tienes recuerdos entrañables e imborrables de tu barrio: Yopougon, aquel barrio pobre que te hizo valorar mucho más los logros de tu meteórico ascenso, allí donde metiste tu primer gol e hiciste tus primeros amigos, aquel barrio donde fuiste feliz en tus primeros años de vida, Yopougon el barrio que años más tarde fue arrasado por la crudeza de la guerra.

Clotilde, tu madre lloró mucho cuando te marchaste a Francia junto a tu tío Goba, aún eras un niño y tus padres pensaron que el país galo tenía muchas más oportunidades para ti, siempre mostraste con orgullo tus raíces beté, pero entendías desde chico, que eso no podía ser causa de división en Costa de Marfil, estabas un paso más adelante que la gran mayoría y sabías que por encima de eso, eras marfileño.

Nadie te regaló nada, tu ascenso vertiginoso hacia la cima del fútbol mundial fue ganado a pulso, tal vez ese espíritu de superación, ese compromiso ciego por un objetivo concreto hizo posible que no atendieras a las advertencias que te decían que era una locura reunirte con los líderes de los dos grupos armados que se disputaban Costa de Marfil para ofrecerles una tregua a cambio de la primera clasificación del país a un mundial de fútbol, fuiste tú quien reunió a esos enemigos irreconciliables para la firma de una tregua de paz.

Drogba, eres un rebelde, sí, un rebelde porque podrías haber vivido entre la comodidad y el lujo, pero te revelaste contra los millones de libras esterlinas que ganabas, contra los poderosos señores de la guerra que atemorizaban y dividían Costa de Marfil; te revelaste contra la guerra y decidiste hacer algo más por la paz y la reconciliación de tu país, tras el partido contra Sudán que dio la clasificación mundialista a Costa de Marfil, no dudaste en arrodillarte junto a tus compañeros para pedir a los grupos armados que bajen sus fusiles:

“Marfileños, marfileñas del norte y del sur, del centro al oeste. Ya vieron hoy que todo Costa de Marfil puede cohabitar, pueden jugar en conjunto con el mismo objetivo, clasificar para el Mundial. Les habíamos prometido que ésta fiesta iba reunir al pueblo. Hoy les pedimos, por favor, nos ponemos de rodillas. Perdonen, perdonen, perdonen. El único país de África que tiene todas éstas riquezas no puede zozobrar en la guerra así. Por favor, depongan las armas, hagan las elecciones, organicen las elecciones y todo saldrá mejor. Queremos divertirnos, larguen sus fusiles, queremos divertirnos larguen sus fusiles.”

Didier Drogba eres un líder nato, un constructor de paz y reconciliación cuyo mensaje caló en toda la población de un país, el próximo 18 de marzo estarás en Colombia con ese mensaje de esperanza que sin duda impregnará entre los niños/as y adolescentes que escucharán tu historia y la realización de un sueño que parecía impensable: la paz de un país.

__________________________________________________

Andrés Rodas | Me deconstruyo y me construyo,  en constante formación.