Una coalición pegada con babas

by Edición 33 | @ShameelThahir
Visto: 1947

Nota editorial: Las opiniones expresadas por el columnista no representan el medio.

Durante muchos años en Colombia las reformas sociales más urgentes se han pospuesto porque la paz y la guerra se han establecido como los problemas más importantes. Ahora pasa algo similar con la corrupción. O por lo menos es algo que está en disputa. Todo el mundo pegado a la corrupción. Eso permite que gente de izquierda y de derecha se junte como ocurre con la coalición de Jorge Enrique Robledo, Claudia López y Sergio Fajardo.

La pregunta fundamental que se debería hacer cualquier votante responsable es ¿qué harán al final por resolver los problemas estructurales del país?: reforma agraria, urbana, redistribución, desigualdad, etc. ¿les basta que afirmen lo obvio y es que debemos acabar con la corrupción y el clientelismo? Se puede ser un fascista social declarado con mandatos neoliberales como subir la edad para pensionarse sin ser corrupto ni clientelista.

Mientras tanto las fuerzas y personalidades que están con los de abajo siguen en su histórica división que solo les sirve a los de siempre. Hoy me quiero concentrar en Robledo y su MOIR y cómo han sido y son una piedra en el zapato para el bienestar del país hablando precisamente de cuál es su papel evitando la unidad de la izquierda atacando a Petro con consignas inconsecuentes.

Pudo ser una apuesta interesante si Robledo -y su MOIR- como izquierda hubiera ganado algo para un país un poquito más justo, pero claramente con esta coalición hace concesiones hasta en el nivel más básico de los derechos sociales consagrados en la Constitución de 1991.

Los del MOIR se niegan a aliarse con Petro porque cuando le ganó las consultas para candidato a Carlos Gaviria, hace un buen rato, quería que eso lo estableciera como presidente del Polo. De ahí se pegan para decir que Petro acabó con el Polo. Lo que no cuentan es que el MOIR apoyó hasta último momento a Samuelito y fue Petro el que primero denunció, y segundo, que, si Gaviria le hubiera ganado a Petro en esa oportunidad, entonces también habrían querido ponerlo como presidente del partido que porque él tenía barba blanca (y fue el último liberal decente y consecuente de estos tiempos, aunque algunos le coman a Humbertico).

Hay suficiente evidencia que al Polo lo acabó el MOIR sin necesidad de extenderse demasiado y que por eso se quedaron ellos con la personería jurídica, bueno ellos y algunos del Congreso de los Pueblos y otros grupúsculos que están ahí porque quieren beneficiarse otra vez de los votos de Robledo. Pero fue el MOIR quien sacó a los comunistas, quien sacó a Clara López; fue el MOIR quien dinamitó esa última apuesta de unidad de la izquierda colombiana a pesar del coco de las ahora farc.

Que Petro es santista y que por eso no es posible una alianza con él porque es más de lo mismo. El punto ahí es que es muy diferente hacer una coalición con Santos para salvaguardar el proceso de paz a ser santista. Bajo esa misma consigna Claudia López y Sergio Fajardo también lo son.

Claudia lopez revista hekatombe

Es muy diferente salvaguardar el único proceso serio y exitoso en tres décadas de fin de un conflicto armado a hacer una coalición con Fajardo a cambio de nada, o, mejor dicho, a cambio de consignas idiotas como las que hoy vuelven a repetir: lucha contra la corrupción, los mismos con las mismas etc. Si eso fuera una coalición habría tenido lugar una consulta interna para designar el candidato y una lista única al Congreso. Pero no fue así porque Robledo no tiene la fuerza suficiente para lograrlo y a Claudia no le interesa porque va por la alcaldía de Bogotá y por eso ya lanzó a su alfil Navarro Wolf al agua para que le empiece a organizar esa vuelta. Lo que hizo Robledo fue regalarse por nada.

El punto más débil de esta coalición es Bogotá. La agenda del MOIR en Bogotá tarde o temprano entrara en contradicción con Claudita y Fajardito. Para otro artículo dejare el análisis de las cuotas políticas de Claudia López en la alcaldía de Peñalosa. No es difícil porque hay mucha gente mockusiana que anduvo con ella y luego con su partido y ahora con Peñalosa. Si no entran en contradicción y explotan, lo más seguro es que la tal coalición de Robledo con Fajardo y López terminará por alejar al MOIR de su propaganda en favor de la revocatoria. Es obvio que Fajardo y Claudia López son peñalosistas a morir ¿Cómo hará campaña Sergio Fernández a la Cámara de Representantes si su presidente es amigo del desastroso alcalde que tiene Bogotá sin que Robledo lo obligue a callarse?

Una coalición pegada con babas.

Psdt: Muchas personas me han preguntado por qué no aparece el último artículo que escribí para Hekatombe “cambio de chip”. Por decisión de la co-dirección de la Revista a partir de graves e irresponsables calumnias de un exmiliciano de las ahora Farc por redes sociales se retiró del portal. Increíble que la disciplina de partido se traduzca en no tener criterio y obedecer ciegamente las ordenes de arriba.

Nota editorial: Las opiniones expresadas por el columnista no representan el medio.

_______________________________________
Shameel Thahir Silva | @ShameelThahir | Amigo de la casa Hekatombe.
Politólogo y Magister en Estudios Políticos Latinoamericanos de la Universidad Nacional de Colombia. Ciclista urbano. Enamorado de Bogotá y con ganas de servirle a su gente. Preocupado por un país en donde quepamos todxs.