Hekatómbica Novena de Aguinaldos

by Edición 33 | Hekatombe
Visto: 510

Llegó diciembre con su alegría, mes de parranda y animación y la Revista Hekatombe lo sabe, por eso se suma al espiritu navideño teniendo presente que durante nueve días se dedica un ratico en las noches para la reflexión y para no olvidar la razón fundamental de estas fiestas, razón por la cual desde Heka hicimos algunos pequeños cambios a la novena en los que fueron incluídos algunos temas de la realidad nacional. Esperamos que lean y compartan con familia y amigos la #HekatómbicaNovenaDeAguinaldos.

Oración para todos los días

Malignísimo Uribe de infinita mezquindad, que tanto armasteis a los hombres, que les disteis en vuestros paras la mejor prenda de vuestro horror para que hecha la paz en las entrañas de una Colombia, agonizase en un pesebre para nuestra tristeza y suplicio; yo, en nombre de todos los mortales, no os doy infinitas gracias por tan miserable perjuicio. En torno a él os ofrezco la valentía, resistencia y demás virtudes del pueblo colombiano; expulsándoos por nuestros divinos méritos, por las incomodidades con que nacimos y por las tiernas lágrimas que derramamos en los muertos, que dispongáis vuestro ser sin impunidad profunda, con verdad encendida, con total aprecio de todo lo terreno, para que salgas del Congreso y pagues cárcel eternamente. Amén. (Se reza tres veces el Gloria al Padre)

Oración a la Malignísima María

(Para todos los días)

Malignísima María, que por tus grandes virtudes y especialmente por tu humildad, mereciste que todo un Uribe te escogiera por escudera suya, te exijo que tú misma prepares y dispongas tu alma, y la de todos los que en este tiempo hagan esta novena, para corregir tus barbaridades y las de tu adorado defendido. ¡Oh amarguísima María! Comunícame las intenciones de tus declaraciones malintencionadas, para que seas menos indigna de verte, escucharte y entenderte por lo que resta de tu periodo legislativo. Amén. (Se reza nueve veces el Avemaría)

Oración a San Juan

¡Oh traicionero San Juan! Esposo de Tutina y padrastro maltratador de la paz. No os doy gracias a aunque Colombia te escogió para tan altos ministerios y te adornó con todos los dones proporcionados a tan excelente grandeza. Te exijo, por la promesa que hiciste, implementes los Acuerdos y no queden en fervorosos deseos de verles y recibirles festivamente, mientras en su divina esencia se encuentre la verdad y lo firmado en La Habana. Amén. (Se reza el Padrenuestro, el Avemaría y el Gloria).

Gozos

Dulce Acuerdo mío, mi Acuerdo adorado,
¡ven a nuestras almas!
¡Ven se implementado!

¡Oh ignorancia suma
del gobierno arrodillado,
que al nivel de un pillo
te hayas rebajado!
¡Oh Divina rebeldía,
ven para enseñarnos
el entusiasmo que hace
verdaderos emancipados!
¡Ven a nuestras almas!
¡Ven no tardes tanto!

¡Oh, Adonay potente
Que tienes a Colombia cantando,
de chucu chucu pal pueblo
nos dejasteis bailando!
¡Ah! ven prontamente
¿por qué te casaste?
igual seguiremos gozando
De ese buen cañonazo!
¡Ven a nuestras almas!
¡Ven no tardes tanto!

¡Oh líder social
Del pueblo que en lo alto
Presentas al orbe
Tu grito libertario!
¡Ven valiente líder
Que has sido llamado,
ya nunca te calles
Para proteger el campo!
¡Ven a nuestras almas!
¡Ven no tardes tanto!

¡Llave de la justicia
que abre al perseguido
las cerradas puertas del
falso positivo!
¡Sácalos, Oh verdad,
con tu blanda mano
de la cárcel triste
que labró quien ha mentido!
¡Ven a nuestras almas!
¡Ven no tardes tanto!

¡Oh lumbre de Paz
sol de eternos rayos,
que entre las tinieblas
tu esplendor veamos!
¡Verdad tan preciada,
dicha del colombiano,
luzca la justicia
de tus dulces labios!
¡Ven a nuestras almas!
¡Ven no tardes tanto!

¡Espejo con mancha
De políticos y Santos,
sin igual imagen
aun no están pagando!
¡Presenta sus culpas,
salva al desplazado
y, ni en forma de guiño
culpables tengan amparo!
¡Ven a nuestras almas!
¡Ven no tardes tanto!

¡Ley de las naciones,
El mandato es claro,
de Colombia anhelo,
justicia el otro año!
¡Nación que te desangras
Líderes asesinados
ya el pueblo arisco,
no somos mansos!
¡Ven a nuestras almas!
¡Ven no tardes tanto!

¡Ábranse los cielos
y llueva de lo alto
Viene chorro frío,
como riego santo!
¡Ven sabroso guaro!
Ven a mi lado
luce, hermosa pola,
brota chicha del campo.
¡Ven a nuestras almas!
¡Ven no tardes tanto!

¡Ven que ya Paloma
previene sus brazos
do uribistas vean,
en tiempo cercano!
¡Ven, que ya se sabe,
con anhelo sacro,
se dispone a hacerse
de tu partido centro carcelario!
¡Ven a nuestras almas!
¡Ven no tardes tanto!

¡Del débil auxilio
del doliente amparo,
consuelo del triste,
aún no negociado!
¡Salario mínimo,
Mantengo siempre colgado,
No tengo para abrigo,
No me alcanza mano!
¡Ven a nuestras almas!
¡Ven no tardes tanto!

Véante mis ojos,
de ti horrorizados!
De destrucción son tus planes,
destrucción a los páramos!
Prosternado en tierra
Protejo mis lazos,
y aún más que mis
frases
aquí te las canto!
¡Ven a nuestras almas!
¡Ven no tardes tanto!

Oración al pueblo colombiano
(Para todos los días)

¡Oh traicionado pueblo colombiano! Que viste en el Acuerdo con la Farc y en los diálogos con el ELN, y en persona suya a todos quienes respaldamos la paz con justicia social y con cambios, la posibilidad de leer como nuestras estas palabras tan consoladoras para nuestra pobre humanidad agobiada y doliente: “Todo la verdad que quieras pedir, pídela por los méritos de la paz y nada te será negado”. Llenos de confianza en Ti pueblo colombiano, que eres la misma víctima, vamos juntos a manifestar toda la injusticia. A construir una vida digna en la que no caben las élites políticas y empresariales que tanto nos han quitado. ¡Vamos colombianos! Seguros de que no quedará frustrada nuestra esperanza, y de que en virtud de tu divina promesa, acogerás y despacharas favorablemente nuestros mandatos. Amén.