Desempolvando el mensaje a los estudiantes de Camilo Torres Restrepo
by Edición 25 | @DavidPinzonH
Visto: 7806

A propósito de los 52 años de la emisión del periódico Frente Unido.

Por los azares de la vida llegó a mis manos uno de los últimos libros escritos por el historiador Carlos Medina Gallego sobre la obra y pensamiento del sacerdote, académico y líder político Camilo Torres Restrepo. Haciendo la lectura desordenada que acostumbro, volví a uno de los mensajes de Camilo que ya había leído hace unos cuantos años, por allá en el 2011 cuando la movilización estudiantil había logrado tumbar la reforma a la ley 30: el mensaje a los estudiantes.

Recuerdo que mientras iba marchando por la carrera séptima, alguien me entregó un panfleto con el mensaje, en una página, con letra pequeña y un margen bastante estrecho. Le eche un ojo dado mi temprano hábito de lectura pero vi que a las otras personas a las que se lo entregaron a mi alrededor a penas lo revisaron para después guardarlo en un bolsillo o en su morral. Creo que esta ha sido la forma en que muchas personas han conocido el escrito, fuera de quienes lo han leído en los famosos grupos de estudio de las organizaciones sociales en las universidades públicas.

Al volverlo a leer tras unos cuantos años de experiencia y de mayores conocimientos en las ciencias sociales, me encontré con un escrito que en su aire acalorado y militante encierra una mirada académica de ese sociólogo más permeado por la teoría tradicional* que la marxista, lo que lo hace más interesante ya que es producto de un ojo que no se encuentra influenciado ya por un discurso de cambio social, sino que fue construido en ese tránsito en el que Camilo radicalizó su pensamiento por el conocimiento y encuentro directo con las injusticias y desigualdades de una Colombia que ha cambiado sutilmente desde aquellos años hasta el día de hoy.

Este mensaje de tono académico no es sólo un llamado a la acción inmediata, no es un “compa, el país está mal, hagamos un tropel” sino que es muestra de la praxis de Camilo, de su consecuencia / coherencia entre ideas y práctica de cambio. Se trata de un escrito que indaga brevemente sobre las condiciones sociales y culturales del estudiante en Colombia, y a partir de ello, una caracterización sobre sus tipos de inconformismo para luego ahí sí, invitarle a la acción.

Es un texto interesante para volver a leer por dos aspectos fundamentalmente: el primero, porque vivimos un tiempo en el que a pesar de continuar en unas condiciones de desigualdad social, tal como lo demuestran los informes de OXFAM, el estudiante contemporáneo tiende a banalizar su concepción política, muy en clave con los tiempos de “condición posmoderna” y neoliberalismo, donde al conocimiento se le hace una forzada separación del contexto histórico-social y de las tensiones de poder o mejor dicho, de lo político y la política; y el estudiante se limita al material suministrado por su malla curricular sin estudiar nada más. Y segundo, donde muchos estudiantes que deciden “militar” o ser “activistas” dejan de lado la importancia de la producción académica y la formación teórica privilegiando la asistencia a infecundas reuniones que terminan en un bar con discusiones políticas que evidencian un sectarismo y dogmatismo muestra de su leve formación teórica, alentados por los grados de alcohol en su sangre.

Camilo arriba hekatombe

La invitación de Camilo es al anti conformismo del estudiante, pero no a cualquier anti conformismo sino a uno que esté basado en el estudio riguroso de la realidad social, en la investigación de los aspectos concretos que se denuncian articulados a su quehacer político por el cambio social, que trascienda de un inconformismo “utópico-pasional” que surge más para estar en sintonía con el ambiente universitario que por compromiso serio, o uno por “frustración” que se supera tras el ingreso a “las estructuras vigentes” del mundo laboral.

El mensaje de Camilo hay que leerlo en su contexto, en el periodo de pos violencia partidista, de frente nacional, de guerra fría, pero sin perder de vista las tendencias que aún perviven con sus debidos matices, como la continuación de una democracia elitista, en donde participan con todas las posibilidades quienes tienen los recursos suficientes para candidatizarse en la disputa electoral, y con un nuevo aspecto, la necesidad de construir una paz con justicia social, que acarree cambios a ese desigual orden social vigente.

Dicha paz se contrapondría a los dos modelos de paz de las élites: de un lado, una “paz” conseguida mediante la guerra, con la eliminación física del contrario, representada por el uribismo y sus afines, y por otro lado, la de una “paz” para vaciar los territorios y otorgárselos a las transnacionales, encabezada por el santismo y sus diversas expresiones. En ese sentido, el mensaje de Camilo por el cambio social se traduce en la construcción de una paz desde abajo contraria a las visiones de paz neoliberal de las élites.

No me extiendo más y reproduzco a continuación el mensaje a los estudiantes, que se emitió por primera vez en el número 9 del periódico Frente Unido, en 1965, Click en la imagen.

Camilo torres tlr revista hekatombe
*Como la Funcional-estructuralista y la weberiana.

________________________________________
David Pinzón Hernández @DavidPinzonH | Integrante de la REVISTA HEKATOMBE.
Licenciado en Ciencias Sociales. "Tengo una pequeña perra que es más lista que una bruja".